Esclavos de nuestros pensamientos: La hiperreflexión

Esclavos de nuestros pensamientos: La hiperreflexión

La gestión de los pensamientos en la psicoterapia

Las personas, en general, tendemos a reflexionar y buscar una explicación a determinadas situaciones que nos preocupan. Es un proceso natural dar coherencia y sentido a lo que nos pasa, proporcionándonos de alguna manera cierta sensación de seguridad, tranquilidad y control.

Sin embargo, en la vida se pueden producir determinadas situaciones difíciles o complicadas, tales como; problemas de trabajo, separación de la pareja, la muerte de un ser querido, una discusión dolorosa, una situación importante que no se como esperábamos... que si no sabemos manejar adecuadamente, en lugar de dar un sentido o una respuesta eficaz al problema , puede generar una tendencia a preocuparse en nuestros pensamientos.

Se produce ese síntoma que he podido observar en multitud de casos de ansiedad y depresión y que ya el conocido neurólogo y psiquiatra Viktor Emil Frankl denominaba una hiperreflexión. La hiperreflexión sería la tendencia a querer encontrar una solución al problema, focalizando excesivamente la atención sobre este pensamiento, pudiendo llegar a convertirse en un círculo vicioso que, en lugar de resolver el problema, aumenta y cronifica el malestar emocional.

Ante situaciones o circunstancias que no acabamos de asimilar o aceptar, la tendencia a pensar y preocuparse en exceso puede acabar convirtiendo nuestra mente en esclava de sus pensamientos, en la que toda lucha, negación o rechazo de estos provocarían un efecto rebote y, consecuentemente, aumentarían el número y la intensidad de estas preocupaciones.

Un exceso de atención en nuestros pensamientos podría acabar interfiriendo negativamente en nuestro día a día; afectando nuestra capacidad de atención y concentración, la relación interpersonal con los que nos rodean, aumentando la probabilidad de errores y dificultando la solución efectiva de los problemas que, al mismo tiempo, contribuirían a sentimientos de impotencia y de incapacidad para poder controlar las situaciones y las circunstancias de la vida.

Hay estudios científicos que demuestran que durante el día nuestro cerebro procesa diariamente unos 60.000 pensamientos, de los cuales el 94% se repiten y un 80% son negativos. Este hecho indicaría la gran dificultad que tenemos las personas para crear pensamientos nuevos que sean constructivos y que a la vez favorezcan nuestro bienestar.

No debemos olvidar que de la misma manera que alimentamos nuestra salud física con todo lo que comemos, en buena parte, también alimentamos nuestra salud mental con todo lo que pensamos o nos decimos, pudiendo llegar a beneficiar o afectar nuestro bienestar mental.

Nuestra personalidad, las experiencias vividas, las relaciones y las influencias que establecemos con el entorno y las personas en que vivimos, juegan un papel determinante en lo que pensamos. Evidentemente, no siempre podemos controlar o escoger todo lo que pensamos, pero si podemos llegar a tomar conciencia, elegir cuál es nuestra la actitud y, en consecuencia, adoptar la mejor manera de abordar y gestionar estos pensamientos en nuestra vida.

La cuestión no sería tanto pensar o no pensar sobre lo que nos preocupa, sino la forma en que pensamos o enfocamos la atención sobre nuestros pensamientos que nos generan malestar. Desde el trabajo que realizo en consulta, lo que se pretende es ayudar a la persona a adoptar una nueva visión de su problemática, aprendiendo a observar, contemplar y conocer de qué manera estos pensamientos estando interfiriendo en la persona que quiere llegar a ser. A partir de todo un proceso de comprensión y aceptación podremos empezar a poner en práctica los recursos necesarios que nos permitan gestionarlos y filtrarlos de forma que nos hagan encontrar mejor con nosotros mismos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: