El trastorno de personalidad

El trastorno de personalidad

¿Qué es el trastorno de personalidad? ¿Cómo lo tratamos?

Las personalidades son como cuadros impresionistas. A cierta distancia, cada persona parece hecha de una pieza; desde más cerca, constituye un desconcertante entramado de estados de ánimo, cogniciones e intenciones” (T. Millon). Cuando hablamos de personalidad, nos referimos a un conjunto de rasgos estables que presenta una persona en cuanto a su forma de pensar, sentir y actuar. Esos rasgos se hacen patentes en un amplio margen de contextos personales y sociales. En su formación, intervienen tanto la base biológica (temperamento) como la manera de ser, de sentir o de reaccionar de la persona ante las influencias ambientales (carácter).

La persona que padece un trastorno de personalidad (TP), presenta rasgos inflexibles y desadaptativos, causando una perturbación o malestar significativos en distintas áreas de su vida personal, social y laboral. Además, su forma de percibir y entender la realidad se desvía notablemente de las expectativas sociales y culturales de su entorno. Los trastornos de la personalidad suelen hacerse reconocibles durante la adolescencia o al principio de la edad adulta. Si bien las causas no están del todo claras, pueden estar asociados a factores genéticos y ambientales. Respecto a estos últimos, las experiencias de angustia, estrés o miedo durante la infancia, así como el maltrato, el abuso o la negligencia emocional, pueden ser la causa desencadenante del trastorno.

Los distintos tipos de trastornos de personalidad pueden diferenciarse en tres grandes grupos:

Grupo A: Trastornos de personalidad paranoide, esquizoide i esquizotípico.

La persona afectada por trastorno paranoide de la personalidad tiene una desconfianza generalizada hacia los demás, incluyendo amigos e incluso la familia y la pareja. Como resultado, la persona se siente vigilada y bajo sospecha, y está constantemente buscando pistas que validen sus teorías conspiratorias. Este tipo de personalidad es extremadamente sensible a los reveses, y fácilmente siente vergüenza y humillación. Tiende a aislarse de los demás y a destruir relaciones cercanas.

La persona afectada por trastorno esquizoide de la personalidad está dominada por la introversión; se aísla y evita las actividades sociales y las relaciones interpersonales. Si bien parece una persona fría, distante y nada afectiva, es en realidad hipersensible. Su actitud es una defensa: se encierra en sí misma para protegerse de las heridas provocadas por el mundo exterior. Su apartamiento de la realidad y su propensión a la ensoñación son una respuesta a esta necesidad. Suele mostrarse, con frecuencia, original, idealista y con interés por la sistematización i el análisis abstracto.

La persona afectada por trastorno esquizotípico de la personalidad se manifiesta de forma extraña en la apariencia, en el comportamiento y en el habla. Es supersticiosa y tiene experiencias perceptivas inusuales y anomalías en la manera de pensar, que se asemejan a las personas observadas en la esquizofrenia. Posee un afecto inapropiado y una ansiedad social, de ahí su frialdad y aislamiento. Suele tener un pensamiento mágico y, en ocasiones, puede creer que posee superpoderes o que ha sido víctima de experiencias paranormales.

Grupo B. Trastornos de personalidad antisocial, límite (borderline), histriónico i narcisista.

La persona afectada por trastorno antisocial de la personalidad no tiene en cuenta las normas y obligaciones sociales. Es agresiva, actúa de manera impulsiva; carece de sentimiento de culpa, y parece no aprender de la experiencia. En muchos casos, puede no tener dificultad para relacionarse, e incluso puede parecer superficialmente encantadora (por eso se conoce como “psicópata con encanto”’).

La persona afectada por trastorno límite de personalidad (borderline) tiene una personalidad débil y cambiante, y duda de todo. Puede pasar de momentos de calma a momentos de ira, ansiedad o desesperación, en sólo unos segundos, y que no puede controlar. Se da alternancia entre extremos de idealización y devaluación en las relaciones interpersonales. Tiende a involucrarse en conductas de riesgo. Vive sus emociones al máximo, y sus relaciones amorosas son intensas, porque idolatra a la otra persona. Su autoimagen es marcadamente inestable y, a menudo, con sentimientos crónicos de vacío y abandono, pudiendo tener dificultades para hacer frente a los acontecimientos estresantes. En ocasiones, puede tener episodios de paranoia.

La persona afectada por el trastorno histriónico de la personalidad tiene una baja autoestima y busca llamar la atención de otras personas, dramatizando o jugando un papel, y presta excesiva atención al cuidado de su apariencia encantadora y seductora. Tienen baja tolerancia a la frustración. Su vida se convierte en un círculo vicioso, que puede afianzarse, pues, si se siente rechazada, más histriónica se vuelve; y cuanto más histriónica se vuelve, más rechazada se siente.

La persona afectada por el trastorno narcisista de la personalidad se cree más importante que los demás. Tiende a exagerar sus logros y presume constantemente de su atractivo o éxito. Siente una profunda necesidad de admiración, pero carece de empatía por otras personas. Además de su comportamiento egocéntrico, también suele mantener actitudes de resentimiento y venganza hacia los demás.

Grupo C: Trastornos de personalidad evitativo, dependiente y obsesivo-compulsivo.

La persona afectada por el trastorno evitativo de la personalidad suele experimentar sentimientos de inferioridad. Por lo general, vive pendiente de la crítica de los demás, con un miedo constante a ser avergonzado o rechazado, y evita participar en nuevas actividades o hacer nuevos amigos. Este trastorno está fuertemente asociado con el trastorno de ansiedad social, y puede tener su origen en el rechazo por parte de sus padres o compañeros de infancia.

La persona afectada por el trastorno dependiente de la personalidad se subordina a otras personas para satisfacer sus necesidades emocionales y sociales. Es incapaz de tomar decisiones por sí sola y, por lo general, evita estar sola, pudiendo ser propensa a tolerar el abuso físico y verbal.

La persona afectada por el trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad suele ser muy disciplinada, con una imperiosa necesidad para el orden, y se adhiere fuertemente a las normas y los reglamentos. Se caracteriza por ser una persona rígida, perfeccionista, rumiadora, moralista, inflexible e indecisa. Se siente muy incómoda cuando no logra la perfección.

Desde la Consulta, tratamos cada trastorno de personalidad de forma específica e individualizada, en función de su gravedad y situación vital. Tratamos de identificar y comprender la interrelación que se genera entre sus pensamientos, emociones y conductas en el funcionamiento de su vida personal. La terapia irá dirigida a fomentar el ajuste psicosocial de la persona mediante herramientas de habilidades sociales, solución de conflictos, así como, manejo del estrés y la ansiedad. Las sesiones se pueden ofrecer en distintos formatos: individual, grupal o familiar. Debido a que los trastornos de la personalidad permanecen por largo tiempo, el tratamiento puede requerir larga duración (meses o años).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: